Cataratas del Iguazú: tips de viaje


Desde que tengo memoria mi papá insiste con conocer las Cataratas del Iguazú. Durante toda mi adolescencia el viaje de ir a conocerlas quedaba trunco por mi poca voluntad. No me llamaban la atención y la idea de estar en una selva me aterraba.

No eran estos tiempos ni yo era quien soy ahora. Sin duda era una persona repleta de temores que le impedían avanzar a conocer nuevos rumbos. Gracias a tenerme paciencia y darme el tiempo pude trabajar esos aspectos y entender que la selva es preciosa y que de ella, lo que más me molesta, es su humedad.

La oportunidad de conocer una de las 7 maravillas del mundo llegó de repente, más como una idea que nunca se concretaría, un "si pasa pasa", en medio de una relación que apenas comenzaba y que tenía entre sí algunos enredos.

Como sabrán me gusta organizar mucho los viajes, pero también sé cuándo tengo tiempo de hacerlo y cuando debo permitirme confiar en otro. Como la fecha estaba sobre la hora, los días eran pocos y ninguno conocía el lugar, decidimos dejar nuestro viaje en manos de Get in Travel Market, una agencia ubicada en La Plata.

La experiencia fue muy buena, indagaron sobre nuestros gustos, nos recomendaron lugares y tips a tener en cuenta en destino. Se ocuparon de vuelos, traslados al hotel, hospedaje y excursiones teniendo en cuenta nuestro presupuesto.

El viaje fue increíble, todo lo que prometía ser el lugar de las tierras coloradas y mucho más también. Al pasar dos años y vivir en un país inestable económicamente no puedo ofrecerles en este posteo costos pero si vivencias y recomendaciones.

Llegar

Es muy importante saber que el Aeropuerto no se encuentra muy cerca de la Ciudad por lo que si pueden contratar un servicio de traslado in/out al hospedaje mucho mejor. Sino está la opción de taxi o alquilar auto.

En la entrada a Iguazu se debe pagar una tasa de eco turismo que es bastante económica. El papel se debe guardar durante la estadía (o al menos eso nos dijo el oficial que nos cobró)

Dormir

Hay muchas opciones. Hospedajes dentro de la selva, alejados o cercanos al centro. Hostels, hoteles de lujo, airbnb's.
Decidimos quedarnos en El Libertador, ya que está en el centro, cerca de restaurantes, locales de artesanías y la terminal de micros. Además a 15 cuadras está el Duty Free Shop y el Hito de las tres fronteras.

Es un hotel grande y muy cuidado. Cuenta con bar, restaurante y piscina. Nuestra estadía incluía un desayuno buffet muy abundante que se servía desde las 5 de la mañana para aquellos que arrancaban temprano el día de excursión al lado argentino.

También tiene recepción 24 hs y permiten dejar los bolsos y utilizar las instalaciones comunes por fuera del check out.

Comer

En esta parte no tuve suerte y quedé un poco decepcionada. La primera noche llegamos tarde y nos costó mucho conseguir un lugar donde comprar algo para cenar a pesar de ser viernes. Por eso, insisto, siempre tenemos que tener en cuenta los ritmos de los lugares que visitamos.

No suelo mencionar lo negativo, pero no puedo pasar por alto mi merienda en Panadería el Árbol Real. Es una esquina inmensa y parecía un gran lugar pero terminó siendo un fiasco de experiencia por su desorganizacion y mala atención.

Por otro lado, recomiendo mucho que coman en La Rueda 1975. El ambiente es hermoso y romántico, con luces bajas y excelente atención. Además los platos son abundantes.

Cataratas

No podría elegir uno de los dos lados pues ambos son preciosos. Uno ofrece una vista panorámica y el otro te permite pasar por arriba y contemplar a la altura los saltos de agua.

Lado argentino

Lleva más tiempo, generalmente las excursiones salen muy temprano por la mañana y regresan por la tarde. Yo lo hice con un guía turístico que ya tenía contratado y me sirvió para poder aprender sobre la flora y fauna del lugar. Pero también pueden hacerlo por libre, siguiendo las pasarelas y los mapas para no saltearse ningún balcón.

En esta visita realicé el viaje en barco. Se van a mojar, denlo por sentado, pero vale mucho la pena! te llevan hasta atrás de una de las caídas de agua, es espectacular! Al subir a la embarcación te dan un bolso impermeable para que metas todo lo no apto agua.

Recomiendo que lleven una muda de ropa o que vayan en traje de baño, pues anécdota aparte, novio solo llevó un buzo al viaje y se lo dejó puesto durante el paseo. No tuvo abrigo para el resto de los días 😅

En el parque hay lugares para comer, tomar helado, algo refrescante y descansar ya que la caminata es larga.

No puedo elegir que salto me gustó más, todos son imponentes. Nunca me llamaron tanto la atención las cataratas pero cuando llegué al parque y comencé a escuchar el sonido del agua cayendo sentí muchas ganas de llorar de emoción. Es realmente impactante, me sentí pequeñita.

Lado brasilero

Se puede hacer en una mañana tranquilamente. En este caso no teníamos contratado un tour y decidimos hacerlo libres.

Tomamos un bus en la terminal de Iguazú que nos dejó en la entrada del parque. Allí abonamos la entrada y nos subimos al transporte que te lleva por el parque con distintas paradas para apreciar el paisaje.

Es muy fácil de utilizar, como un hop in/ hop off.

Ir bien temprano tiene el beneficio de que haya menos gente en las pasarelas, aprovechen!

Otras excursiones

Depende los días disponibles, desde Iguazú también se pueden conocer las Ruinas de San Ignacio o las Minas de Wanda. Yo lo dejé para un próximo viaje.

Lo que si visite fue el Parque das aves en Foz do Iguazu (muy cercano a la entrada al parque). Es un espacio de recuperación de aves provenientes del tráfico ilegal. Allí las cuidan, recomponen y liberan.

También visité el bar de hielo de Iguazú para sacar un poco el calor y hacer algo distinto.

Las cataratas tienen algo de magia. Entre palitos de selfie y turistas chinos, novio me propuso ser su novia, ahí con toda la naturaleza de testigo 💓

ps... si tienen alguna historia de amor en un viaje la espero en comentarios!








No hay comentarios.:

Publicar un comentario