Huacachina, el oasis peruano

Lo había visto por instagram. Lo ví y me enamoré y desde ese momento supe que en mi viaje a Perú tenía que llegar hasta ahí.

Logré la foto que tanto quería
Antes de empezar un viaje siempre investigo el destino al que voy. Su historia, sus comidas, sus costumbres. Leo wikipedia, blogs, notas, crónicas; miro documentales; busco fotos en redes sociales; exploro con Googlemaps pueblos cercanos no tan conocidos. En fin, trato de saber para potenciar mi experiencia. Esto a veces me juega una mala pasada porque me genera expectativas muy altas, como con las Islas de los Uros; pero también me permite no quedarme con las ganas de nada y poder preguntar, comparar, confirmar o no, lo aprendido. Y así fue como gracias a las fotos de instagram localizadas en Perú encontré este gran lugar.

Vista del oasis desde su orilla
La Huacachina es un oasis cercano a la ciudad de Ica, en el medio del desierto costero. A pesar de lo que muchos creen, NO es artificial. Surgió de aguas subterráneas y se encuentra rodeado de frondosa vegetación y una cadena de altas dunas.

El clima es cálido. Pasamos días fríos en Cuzco y Puno y finalmente fue llegando a la costa que el sol peruano nos empezó a dar calor. Al rededor del oasis hay mucha oferta hotelera y gastronómica. Si bien el pueblo que se formó en su contorno es chico, está muy preparado para el turismo.

Llegamos tras un día de viaje en micro desde Puno. Lo hicimos con Peru Hop y tuvimos dos paradas en el medio: una para ver las líneas de Nazca desde un mirador y otra para almorzar.

Nos hospedamos en Casa de Arena. Lo reservamos mediante Peru Hop ya que tenía un descuento. No estuvo nada mal para descansar al borde de la pileta después de tantos días de desgaste físico. Nuestra habitación en un primer momento tuvo un problema con la ducha y nos cambiaron inmediatamente a una más grande. Teníamos una cama muy cómoda, televisión, buen wifi y un baño GIGANTE. Nos preguntaron si deseábamos que limpiaran durante nuestra estadía, nos ofrecieron elementos de higiene y toallas. Una vez instalados buscamos los comentarios de otros viajeros en Tripadvisor y Booking, como solemos hacer, y encontramos varios en los que anunciaban que era un lugar muy ruidoso. Recorriendo las instalaciones descubrimos que el hotel contaba con un bar y acceso a un boliche, pero nuestra estadía fue en temporada baja por lo que el boliche se encontraba cerrado y el bar lo hacía temprano.

¿Qué no se puede dejar de hacer en Huacachina?

  • Dar la vuelta al oasis y leer en su orilla (o tomar mate, comer, dormir una siesta).
  • Excursión de buggies areneros.


Mate y escritura a orillas del oasis

La excursión

En el desierto
Sin duda alguna es un obligado para todo aquel que vaya a Huacachina. Si fuera otra vez la volvería a hacer. Compartís un buggie con otras 5 o 6 personas y recorres las dunas en un viaje lleno de adrenalina, saltos, velocidad, giros, caídas. Es realmente muy divertido, casi como una montaña rusa pequeña en medio del desierto. Además van haciendo paradas en las que te podes tirar en sandboard por dunas de 20 metros de altura. Es espectacular. 
Recomiendo hacerlo en el horario de la tarde ya que finaliza con una parada panorámica en un punto que se ve el oasis desde arriba y el sol cayendo tras la arena.
Para contratarla podéis averiguar en tu hospedaje, generalmente tienen algún convenio con agencias y sino hay varias en el oasis para indagar precios. Es importante la seguridad en este caso, si bien nuestro buggie no estaba en el mejor de los estados, el chofer era experimentado y eso generaba confianza.

El buggie y el desierto

Comida

Además de dar una pequeña recorrida, descansar, tomar cerveza por primera vez en el viaje (ya que habíamos vuelto a la altura del mar y no nos dolía la cabeza) y andar en buggie, nos dedicamos a COMER. Sí, quisimos recorrer los lugares que recomendaban en Tripadvisor con la premisa de probar brownies en varios lugares.

¿Por qué brownies? porque somos fanáticos del brownie con helado y nos creemos con la capacidad de puntuarlos jajaja.

En fin, encontramos en esas salidas diversión. Decidimos cenar en un lugar y caminar hasta otro para probar su postre o merendar brownies.
Podés ver en las historias de instagram las fotos de las delicias que probamos y nuestro experimento de seguir catando brownies donde vayamos. Así que ya sabes, si conoces algún lugar para recomendarnos déjame un comentario !

¿Dónde fuimos?

  • Wild Olive: comimos una pizza increíble de barbacoa y un brownie que mereció un 7.
  • Desert nights: un gran lomo saltado con papas fritas y arroz pero un brownie medio pelo al que consideramos un 5 porque vino frío con helado de vainilla y chocolate (TODOS SABEMOS QUE EL DE CREMA AMERICANA ES INFALTABLE).
  • La casa de Bambú: gran brownie, el mejor de la Huacachina. Un 8 absoluto. Chocolate intenso, tibio, con nueces, helado con merengues. INCREIBLE. Y también cenamos unos buenos sandwiches.
  • Huaca Fucking China: Tomamos un rico desayuno de café con leche con tostados y papas fritas, pero dicen que su fuerte es a la noche con los tragos.

Síntesis

Sin duda la Huacachina era como lo esperaba, o quizás mejor porque ahí tuve el momento de relajación del viaje. Me senté en la arena, dibujé, escribí, contemplé uno de los mejores atardeceres de mi vida. Creo que es visita obligada en Perú. Al menos a mi me dejo enamorada y volvería a visitarlo otra vez.


Sí, Huacachina vale la pena

Yapa: en las stories de Perú pueden ver los gritos que pegamos en el buggie

2 comentarios:

  1. Me encantó este destino, no lo conocía. Lo más conocido que tiene Perú es Machu Picchu y las líneas de Nasca, tomo nota de este hermoso lugar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí! la verdad es que siempre se tiene a Machu Picchu como lugar principal y si bien es ASOMBROSO, hay muchos lugares en Perú no tan conocidos que valen mucho la pena !!

      Eliminar