Viaje express a Mendoza: San Rafael y la Capital

Uno de mis objetivos viajeros es poder conocer al menos un lugar de cada provincia de Argentina. Siempre me sorprendo de la diversidad de paisajes que puedo encontrar recorriendo nuestro país.

Mendoza es uno de los destinos turísticos por excelencia, sin embargo, por diferentes motivos, nunca había tenido la oportunidad de ir.

Con la llegada de Flybondi dije: “este es el momento” y el primer día de ventas compré dos boletos con destino a la capital de la provincia. Faltaban muchos meses, pero el ticket ya estaba listo para cuando llegara la fecha.

Así fue como a fines de abril me subí a Hari, uno de los aviones de la aerolínea low cost y viajé a Mendoza.

Las vueltas de la vida hicieron que esta escapada sea una semana antes del viaje más anhelado de mi vida: el Machu Picchu. Costaba mucho poner la cabeza en otro lado que no fuera Perú, pero pusimos todo de nosotros para poder investigar y disfrutar el fin de semana de descanso.

Mendoza capital es una ciudad muy linda, me recordó a Bahía Blanca en algunos momentos, en otros a Montevideo y en otras esquinas a Córdoba. 

Como todos saben, es tierra de viñedos y olivares. Por lo que el viaje fue entre copas y aceitunas, a pesar de que no me gustan. 

Nos hospedamos en Casa Pueblo Hostel, administrado por una señora de Buenos Aires, su hijo y sobrinos. Es un ambiente muy familiar, en una zona alejada del centro pero a la que se puede acceder caminando. Tiene espacios comunes muy cuidados, ofrecen desayuno y hay habitaciones compartidas o privadas. 

El lugar tiene convenio con diferentes tours, los podés abonar en efectivo ahí y ellos dan aviso para que te busquen. Nosotros llegamos y a las 2 horas salía uno que pintaba muy bien en precio y descripción, así que lo tomamos. 

Fuimos a dos viñedos donde pudimos conocer el proceso de realización del vino, uno de forma artesanal (Don Arturo) y uno con maquinarias. Catamos diferentes varietales y tuvimos la oportunidad de poder adquirir botellas para llevar de regalo con precios promocionales.

La siguiente parada fue a un olivar, además de conocer la historia del lugar y las antiguas maquinarias, aprendimos que tipo de oliva se utiliza para cada producto derivado. Finalmente tuvimos una degustación de aceites, accetos, pastas y cremas.

La última, y para mi la mejor, fue una chocolatería artesanal llamada A la antigua. Su dueña es muy graciosa y nos armó una degustación de sus productos, recetas de su abuela, según contó. Licores, mermeladas, dips, dulces de leche, todo una delicia. 
Cerro de la gloria

Pero no todo es turismo gastronómico, en la capital también realizamos una caminata muy larga por el Parque San Martín y subimos al cerro de la gloria. Hay que ir con comida y bien hidratado. El parque es ideal para llevar mate, descansar, jugar a la pelota, hacer actividad física. Las partes más lindas o en realidad que más nos atraían del mapa estaban siendo refaccionadas, por lo que nos quedamos con las ganas de ver el lago y el rosedal. Sin embargo recorrimos entre los bosques el lugar llegando hasta la subida del Cerro donde se encuentra el monumento al libertador.

Dato: en lo alto del cerro hay puestos de comida, estilo foodtruck, pero además, hay unos puestitos como de feria en los que venden sándwiches espectaculares de jamón crudo.

Laberinto de Borges, cerca de San Rafael
Soy de las personas que gustan de cuidar el lugar que visitan ya que eso soy: una visitante. Por eso pido que si ves a alguien trepado al monumento o escribiéndolo, le digas con respeto que no lo haga, que lo cuide. Muchos nenes suben por pedido de sus padres para tomar fotografías y ya hay rastros de rupturas en las esculturas, una lástima.

Además de la Capital, decidimos conocer San Rafael. Por este motivo contratamos un auto ya que las distancias son largas y al tener poco margen de tiempo preferimos pasar del transporte público por esta vez.

San Rafael es un pueblo chiquito pero muy preparado al turismo. San Rafael duerme la siesta y es tranquilo. Respeta los semáforos y al peatón. Tiene ferias en las plazas y muchos árboles.

Nuestro hospedaje fue en el Apart Hotel Rama Caída. Es un complejo muy cómodo con buen desayuno. Además el recepcionista es muy amable y te entrega una carpeta con información del lugar, distancias y actividades.

DATO: hay un gran lugar para comer, es decir, barato, bonito y muy muy casero. Queda en Av. Hipólito Yrigoyen y se llama Los Olivos. Su comida es deliciosa. Comimos allí dos veces. Recomendación absoluta la canasta de queso. No se van a arrepentir.

El objetivo de la visita a San Rafael era conocer el Cañón del Atuel. Durante el verano, el lugar se llena de actividades acuáticas, pero cuando comienza el frío se puede contemplar el paisaje con mayor tranquilidad.

Cañón del aquel
Hubo partes del camino que me recordaron al norte de Argentina. Las formaciones rocosas, la erosión, la aridez, los colores.

Hay que ir atento en la ruta ya que ahí se encuentran los lugares más lindos. Hay escondites que te permiten entrar a algún cañón o sentarte en alguna piedra a tomar mates con la corriente del río atuel. De verdad, fue lo mejor del viaje. 

Laguna de la Niña encantada
Otro lugar que nos parecía interesante es la Laguna de la Niña Encantada, queda cerca de Las Leñas. Hay una leyenda en torno a su formación, y si bien pensábamos que íbamos a poder verla al natural y cuando llegamos nos encontramos con el deber pagar una entrada, mucha gente sacando fotografías y la laguna delimitada con un cerco de madera para preservar su naturalidad. 

Lo lindo de ese lugar es TODO. Sí, básicamente todo. Es un pozo natural de color turquesa rodeado de montaña. 

En fin. Mendoza es una de las provincias más lindas de Argentina, tiene mucho para ver y yo me debo otra visita para conocer Cacheuta, Luján de Cuyo, Potrerillos, Uspallata, Villavicencio, el Puente del Inca y el imponente Aconcagua-




No hay comentarios.:

Publicar un comentario